15/12/08

Telemarketers ... O DE ... qué hacer para volver loco al que te llama

diciembre 16, 2008
número 19

Photobucket
won't show the other side
you are wasting my time
all you do to me is
talk talk
talk talk
talk talk

 Estás en tu casita, de repente de la nada, suena el teléfono. Pensando que es algo importante corres a contestar sin fijarte en el identificador de llamadas. Levantas la bocina y apenas terminas de decir "¿bueno?" cuándo te pregunta tu nombre. Y si cometes el error de decir que sí, empieza toda una letanía que tiene como único objetivo aturdirte de tal manera que le compras lo que está vendiendo con tal de que te deje en paz. Veamos una recreación de esto...

voz: 
Hola, el Señor Jara,

el jara:
Si, de parte de quién

voz: (leer lo más rápido que puedan)
Hola señor Jara, le habla su servidora
Guadalupe Romero de AT&T.
Queremos ofrecerle un nuevo paquete
para su línea de teléfono...

el jara:
(intentando interrumpir)
fíjes...

voz:
que le hará ahorrar mucho más
de lo que ahorita ahorra con el
paquete actual. Son 500 minutos
de lada nacional, llamadas locales
ilimitadas por sólo 120 pesos al mes

el jara:
no, ahorita no gracias

voz:
No deje pasar esta oportunidad.
Mire que va a ahorrar, claro que también
podemos ofrecerle el paquete de 1000 minutos
nacionales y conexión a internet...

el jara:
(se despega el teléfono del oido
y maldice el momento en el que contestó)

voz:
bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla
bla, bla, bla, bla, bla, bla, bla,
bla, bla, bla, bla, bla, bla
bla, bla, bla, bla, bla

Eso se le llama ser presa de los telemarketers. Esas personas que han conseguido dominar el arte de hablar y hablar sin respirar y han aprendido a no sufrir cuando la gente los ignora. Ya sea un nuevo paquete de teléfonía en tu compañía actual, o algun paquete de la compañía competidora, o una aseguradora, o un banco para venderte un nuevo plan de inversión o una tarjeta de crédito, siempre habrá una razón para que te llamen al menos una vez a la semana y siempre en un momento inoportuno.

Y lo peor es que ves como avanza el reloj y tu cerebro ante tanta verborrea no encuentra la manera de deshacerte de la persona y hacer que te cuelgue. El bombardeo es tal que si no pones atención puedes correr el riesgo de caer presa de la tentación y aceptar las 4 tarjetas de crédito, el nuevo paquete contesté o cualquier otra tontería que te quieren enjaretar.

Pero no todo está perdido. Ya escarmentaste de tu gran error de contestar a lo guey.  Ahi van algunas soluciones que te ayudarán a que los que enloquezcan sean los telemarketers.

La primera y más directa es COLGAR. Así sin remordimientos y sin piedad. La salida más directa.

Otra solución es aplicar la del olvidadizo. Y pregúntale una y otra vez su nombre y de donde habla. Y luego contradícela.

el jara:
¿cómo me dijo que se llamaba?

voz:
Guadalupe Romero

el jara:
¿de dónde me dijiste?

voz:
de AT&T

el jara:
No me dijo que de Telmex.

voz:
No, de AT&T

El jara:
ah, y su nombre era...

voz:
Guadalupe Romero

el jara:
ah sí, srita romero.
y de donde me está hablando???

La llamada se corta en este momento

Y también puedes intentar darle una sopa de su propio chocolate. Es decir, aplicar todo lo que ellos hacen. 
voz:
¿El señor jara?

el jara (que contesta por error)
sí departe de quién?

voz:
Guadalupe Romero de AT&T, fíjese
que le hablamos para comentarle
de un nuevo paquete.

el jara 
(al darse cuenta de su error
pone algo de música y contesta):
Ah sí Señorita Romero,
lo voy a transferir con la persona que
toma la decisión de los paquetes.

El jara acerca el auricular a la bocina
del cd player y de cuando en cuando
dice:
Lo estamos atendiendo.
Por favor no cuelgue. Su llamada
es muy importante para nosotros.
5 minutos después...

El jara:
Sí diga. 

voz:
Hablamos de AT&T para contarle
de un nuevo paquete.

el jara:
¿cuál es su nombre?

voz:
Guadalupe Romero

el jara:
Me puede deletrear su apellido por favor

voz:
R-O-M-E-R-O

el jara:
me dice que es para un paquete verdad?

voz:
sí de AT&T

el jara:
permítame tantito

Suena la música y el jara dice:
No cuelgue, lo estamos atendiendo

el jara:
voy a corroborar unos datos para
cerciorarnos de la cuenta.
me puede decir su nombre completo

voz: (confundida)
Guadalupe Romero

el jara:
su fecha de nacimiento empezando
por el año

voz:
Señor jara, sólo quiero comentarle
de un paquete de telefonía local

el jara:
ah entonces dejeme la 
tranfiero al área correspondiente

Suena de nuevo la música y la voz
del jara que dice:
no cuelgue. lo estamos atendiendo.

tu, tu, tu, tu, tu
llamada terminada

Otra manera de hartarla y confundirla a mitad de su speech es interrumpirla con algo que no tenga que ver ella. Pídele informes de boletos de avión, pregúntale cuándo es el próximo concierto de cualquier artista, etc. 

el jara:
¿bueno?

voz:
Buenos días, le habla
Guadalupe Romero de Telmex

el jara:
(al darse cuenta de su error interrumpe)
Si señorita va a ser una pizza grande
de aceitunas y tocino y la otra también
grande Hawaiana.

voz:
eh.. perdón

el jara:
que le estoy haciendo mi pedido de pizza.

voz:
Pero señor, le hablamos de Teléfonos de México

el jara:
ah perdón, me equivoqué de
número... disculpe

el jara cuelga sonriente.

El chiste es aplicar estas técnicas para que los que enloquezcan sean ellos y no nosotros. Pide que te repitan el nombre y luego tú diles otro. A la mitad de la llamada pide que te repitan toda la información desde el principio y cuando lleguen otra vez a la mitad, dile que te vuelva a repetir todo otra vez. En fin cualquier cosa que los haga enloquecer y que provoque que apunten en sus listas de teléfono que en el tuyo contesta alguien desquiciado con quien no les conviene hablar.


5 comentarios:

Korkuss dijo...

Jajajajajajajaa!! Es usted un genio amigo!!!!

Anónimo dijo...

Padres con hijos pequeños, regocijaos! Mi heredera universal (5 años) aprendió a contestar el teléfono desde que tenía 3, maomeno. Por supuesto, no hay nada más entretenido que escucharla sosteniendo conversaciones con los telemarketers.
Mi estimado MC Jara, se te olvidó otra distracción vital: el intento de ligarte a tu interlocutora. O si es interlocutor, todavía más entretenido. El chiste es emepezar timidón ("¿le ha dicho alguien que tiene una voz muy hermosa?", e ir subiendo de tono poco a poco, hasta rayar en la pornografía auditiva. Sí, echarle algunos jadeos y pujidos definitivamente es recomendado.
O mejor aún, diseñate tu propio juego. Haz una lista de "pruebas a superar", e intenta obtenerlas en el menor tiempo posible. Pueden ser:
* Hacerle deletrear su nombre y apellido, dos veces.
* Hacerle cantar el estribillo de alguna canción de moda.
* Referirte a tu interlocutor por algún término molesto hasta que te pida parar (campeón, muñeca, vato loco, chiquita, etc.)
* Hacerte pasar por miembro de alguna religión o secta oscura, y lograr que escuche uno de tus "sermones" o "doctrinas". Mi favorita es la Iglesia del Santísimo Elvis.

Korkuss dijo...

Feliz Año Nuevo Jarita!!!!!!

Un abrazo!!

Pacasso dijo...

O aplicarles el clásico 'I don't speak spanish'... ese jala también con extorsiones telefónicas... saludos El Jara... Dile al Sempere que si va a escribir más de cuatro líneas en los comentarios, que mejor te mande un mail ¿no?

Anónimo dijo...

Pa' que no digas...me ando poniendo al dia...y este esta poca madre!!!

nos leemos mañana, ya me colgue aqui leyendo, ahora si a jetear!

EDU.