16/12/09

Regalos (navideños) ... O DE ... intercambios, amigos secretos y más.

diciembre 28, 2009
número 48


cover up your face with soap, there,
now you're santa claus.
and you've got a gift for anyone
who will give you his applause.
dress rehearsal drag
leonard cohen

Acabmos de pasar una de las fiestas que más se celebra, no sólo en México, sino a nivel mundial. Me refiero al 24 y 25 de diciembre, es decir, a la Navidad. Las festividades navideñas empiezan, al menos en México, desde finales de septiembre con la instalación de las islas de artículos decorativos en tiendas departamentales y en los supermercados. Vaya, que ya habíamos hablado de la manera en que las fiestas navideñas han ido ganando terreno en el calendario y empezando casi después de las fiestas patrias.

La navidad trae consigo una gran cantidad de excesos, comida, deseos, adornos en las casas, gente de compras en las tiendas, cuernos de reno en los coches (de estos ni hablemos) y muchos más que podrían ser tema para otros post en otros momentos. Pero la navidad también es la época del año donde más compras se hacen para poder darle a los amigos, a la familia e incluso hasta gente "desconocida" los típicos regalos que no pueden faltar en esta temporada.

Aceptémoslo, una navidad podrá carecer de villancicos, de adornos, de lucecitas en las fachadas y hasta podría carecer de la tradicional cena el 24 de diciembre. Pero lo que jamás podrá faltar en esta temporada, son los regalos. Los regalos navideños nos ayudan a demostrar nuestro afecto, nuestro cariño hacia los demás, pero también puede llegar a demostrar nuestra indiferencia y desencanto hacia ciertas prácticas donde los regalos abundan.

Veamos estas prácticas que tienen sus fans y sus detractores (¿de qué lado están?)

Los Intercambios
No sé a quién se le ocurrió que juntar en un recipiente un montón de papelitos para dejar que la suerte decida a quién le tienes que regalar algo era padre. Pero esta práctica existe desde que yo tengo uso de memoria. Hay quienes aman los intercambios, hay quienes los odian y hay quienes los toleramos bajo ciertas condiciones.

Los puristas de los intercambios dicen que, una vez que el azar hizo su trabajo y determinó a la persona que te toca regalarle, el regalo debe ser sorpresa, es decir, no debe preguntarse ni investigarse que regalarle a la persona en cuestión. Esto funciona, siempre y cuando, conozcas a la perfección a la otra persona. Pero con intercambios ocurriendo dentro de oficinas donde a veces ni te llevas con alguna persona de tu equipo, es difícil encontrar un regalo que satisfaga al 100% a la otra persona.

Es por esta razón, que una de las condiciones para tolerar los intercambios es contar con una lista de 3, 5, 10 o muchas más opciones de regalo. Esta lista de preferencias debe ser tan específica como se pueda. Incluir talla, colores, forma en caso de ropa o formato, versión, edición en caso de cd's, dvd's y/o libros. Incluso podría ponerse en la lista el lugar exacto donde puede comprarse el lugar.

Claro que hacer la lista de lo que quieres que te regalen te hace ver como limosnero y con garrote y además "arruina" la sorpresa del regalo. Pero, ante lo primero, si te van a regalar algo de menos que sea algo que te guste y ante la sorpresa, al poner varias opciones sigue abierto este factor y si no, preferible arruinar la sorpresa a ver la cara de sorpresa de alguien que espera una sudadera gris y le regalan una bufanda fucsia. O la sorpresa del que quiere una novela de Isaac Asimov y recibe el último "best-seller" de Carlos Cuauhtémoc Sánchez o el de Mariano Osorio. O la alegría que le puede dar a alguien que quiere un disco de Morrissey, The Killers o Leonard Cohen y recibe en su lugar el último disco de Shakira, el de Winsil y Yandel (yo mato al que me regale eso) o por qué no el disco póstumo de los mejores poemas de Paco Stanley.

Y claro que dentro del intercambio se pueden encontrar soluciones, una MUY mala y una que es perfecta y de las cuales hablaré más adelante.

is this the GIFT that i wanted to give?
forgive and forget's what they teach
or pass through the deserts and wastelands once more
and wathc as they drop by the beach.
passover
joy division

El Amigo Secreto
Esta práctica es sólo una variante del intercambio. Alguien no contento con hacer un intercambio en una fecha determinada, se le ocurrió la brillante idea que, durante el período comprendido entre que se sacaron los papelitos y el día del intercambio, sería bueno darle pequeños regalitos a la persona que te toco. Dulces, chocolates, recaditos, flores, plumas y demás parafernalia inundan los escritorios (o pupitres depende donde se haga el intercambio),
con el pretexto de hacer que la espera para el Día D sea menor. Es como una especie de trailer cinematográfico y también como en el cine, a veces los trailers son mejores que el producto final.

También dentro del Amigo Secreto se dan grandes sorpresas. Dulces que te encantan y que disfrutas al máximo, y dulces que odias y que los guardas para después y ese después es o el bote de la basura o se lo das a alguna otra persona que no tiene que ver con el intercambio (digo para no ventanear que te dieron algo que no te gusta).

Tanto el intercambio como todo el proceso de Amigo Secreto involucra obviamente 1) la conformidad... de respetar la decisión del azar, es decir, te aguantas quién te haya tocado. Y 2) El secreto... no decir quién te toco. Está demás decir que ninguna de estas dos condiciones se respeta ya que al minuto dos todos quieren cambiar de papelito y tu círculo de amigos más cercano ya sabe a quién le tienes que dar un regalito.

Al final, los participantes sonríen ante los regalos y agradecen el detalle, les haya gustado o no lo que recibieron. Lo que es seguro dentro de los intercambios es que es una práctica forzada para hacer que un grupo conviva y dentro de la cual el azar hace que la mayoría de las veces le tengas que regalar a la persona con la que menos te llevas y donde quién te regala es quién más te caga (y viceversa).

Los Certificados de Regalo
Esta es la solución perfecta a la que me refería con anterioridad. Ya sea amigo secreto, sólo intercambio o cualquier tipo de regalo (y de cualquier celebración) los Certificados de Regalo, tal vez sea la solución menos creativa, pero más segura para que así cada quien reciba lo que realmente quiere recibir. Desde Mix-up hasta Zara, incluso Wal-mart y Home Depot cuentan con estos certificados. Si sabes que a la chava que le tienes que regalar le gustan los libros, es mejor darle un certificado de regalo de Ghandi y que ella compre el libro que quiera, a que hagas el oso regalando los Secretos de Belleza de Lorena Herrera, ¿no?

Yo sinceramente prefiero un millón de veces un certificado de regalo, de donde sea hasta de Wal-Mart, que un regalo que no me va a gustar y que voy a terminar cambiando. Si, los certificados de regalo pueden decir que no pensaste mucho en que regalarle a la persona, pero si regalas algo que no le gusta también dice que no pensante mucho en los gustos de esa persona.

toma el llavero abuelita
y enseñame tu ropero
prometo estarme quieto
y no tocar lo que saques tú.
el ropero
francisco gabilondo soler aka Cri-Cri

El Roperazo
Esta es la solución mala, pero que saca de apuros, que mencioné arriba. Básicamente, para los que la desconozcan (sería increíble que alguien desconozca esta práctica) el roperazo es cuando te dan un regalo, que por lo general NO te gusta y que guardas en algún lugar (ropero o clóset, de ahí el nombre) y que posteriormente tú le regalas a alguien en otro momento.

Ese adornito de "yadró" con forma de pajarito, el barco de madera, las esculturas de animalitos -esas que venden en liverpool-, el libro de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, el disco de Grandes Exitos en Lounge de Raphael y demás cosas que juraste que te gustaron y que llegando a casa las guardaste en algún lugar para después rescatarlos y dárselos de regalo a algún incauto más.

El roperazo sucede hasta en las mejores familias y en todos los niveles socioeconómicos. Supe del presidente de una empresa que recibió una charola de pewter de regalo. De hecho la recibió frente a a una pareja que trabajaba con él y que le estaban entregando la invitación a su boda. ¿Qué creen que recibió la pareja como regalo de bodas. Exacto. La Charola de Pewter.

Esa es una de las desventajas del roperazo. Tienes que saber frente a quien abriste qué regalo para después no darlo tú. Y también obviamente tienes que recordar qué te dió quién. No vayas a cometer el OSO de regalarlo de regreso.

Hay muchas prácticas y cosas que rodean la entrega de regalos, las que mencioné son sólo unos cuantos ejemplos. Está la REBATINGA, donde el fin último es el intercambio, pero el regalo es al azar y los participantes tienen que, mediante turnos, ir "peleando" por un regalo. A veces es un regalo muy padre y la mayoría de las veces, el regalo que todos quieren es el más malito que hay. Una vez me tocó una rebatinga, donde todos se pelearon por un regalo, que al final resultó ser un paquete de papel de baño.

Que me dicen de las envolturas. Tanto se esmera la gente en envolver sus regalos y todo para que en menos de 1 minuto las envolturas las rompan y se convierta en toneladas de basura.

Sea cual sea la forma de obtener sus regalos, espero que hayan recibido muchos y los sigan recibiendo y sobre todo que sean regalos que les encanten. Y sirva este último post del 2009 para desearles un gran año y enviarles a todos los que me leen un gran abrazo.

But people, we have been given a GIFT
we have been given a road
and that road's name is...
ROCK 'N ROLL...
god gave rock n roll to you II
kiss

2 comentarios:

Juanhellou dijo...

God Gave Rock And Roll To You, gave rock and roll to you
Gave rock and roll to everyone... Put it in the soul of everyone


Es común ver todo tipo de prácticas [poco ortodoxas a veces] en torno a los regalos y luego las ves en quienes menos esperas: La Familia. A mi me ha tocado ser víctima del "Roperazo" desde que tengo memoria, desde sueteres grandes hasta playeritas despintadas de los Caballeros del Zodiaco que me quedaban a la altura del ombligo, tal pareciese que los regalos y no la celebracion, como bien lo has ilustrado en este ultimo post del año que acaba, fueran el "motum" de las fechas. Un saludo Arturo, y lo mejor para tí y tu familia en el año que viene.

Domingo dijo...

Los intercambios, al final, resultan la compra de un regalo por medio de un tercero. Y, como todo en la vida, a veces le atinan, a veces, no. Así que si invertiste más del mínimo establecido, perdiste. Lo que sucede en la mayor parte de las ocasiones.

Me parece que entre mayores son las incertidumbres económicas, mayor es la fiebre por llevar a cabo intercambios.
Son como las tandas, en las que solo reúnes una cantidad determinada de dinero, sin obtener intereses con un riesgo mayor de perder una parte de esa inversión, al desaparcer alguno de los participantes.
También sirven como ocupación durante las reuniones navideñas. Especialmente entre las familias o grupos que se ven rutinariamente y no hay mucho nuevo que contar. A excepción de la sorpresa de ver cumplido, o no, un deseo.