17/9/08

El arte de Dormir ... O DE ... Porque estar durmiendo es mejor que estar dormido.

septiembre 16, 2008
número 9

pequeños infantes,
chavales pequeños,
se apagan las luces,
se encienden los sueños.
casimiro
siniestro total

Photobucket

Pocas cosas en la vida traen tanto placer como dormir. Desgraciadamente lejos quedaron esos momentos en los que eramos bebés y lo único que hacíamos (además de comer e ir al baño) era dormir y dormir. Despertabamos sólo para comer, cambio de pañal, unas dos risitas para que no se sintiera mal nadie y de ahí a dormir de nuevo. O ya que crecimos un poco, haciamos más cosas pero forzosamente necesitabamos una o dos siestas al día, y luego en la noche dormir a pierna suelta hasta el día siguiente. Y lo mejor de todo es que todo mundo nos lo aplaudía... "míralo que bonito se ve dormido" decía todo mundo.

Ahora, parece que dormir fuera un crimen. Falta que digas tengo sueño o que comentes que te fuiste a dormir a las 8 pm, para que aparezcan los ojos sobresaltados y el comentario de "uy que flojito eh" (por no decir otra palabrota). Como si dormir tuviera algo de malo. Yo creo que es más por envidia porque los que comentan eso no pueden hacerlo pero bien que les gustaría echarse su siestecita de al menos media hora.

tengo a media hasta el párpado
es la hora de la siesta.
veo un tronco, y una sierra
y un rebaño de ovejitas
y un montón de zetas.
camino de la cama
siniestro total

Y es que dormir es un placer. Esa sensación de somnolencia donde sabes que con sólo cerrar los ojos abandonarás este mundo y te irás al de los sueños. No sólo es el hecho de descansar, es conocer otros mundos, enfrentarte a tus miedos, ser un héroe, ligarte a esa persona que siempre aparece en tus sueños, tratar de conocer el significado de lo que soñaste, pero sobre todo lo más importante... es el hecho de DORMIR.

Dormir a cualquier hora, eso no importa. Para el sueño no hay horarios. Yo compadezco a esas personas que tienen sueño y cuando les dices que se duerman, te responden que no pueden dormir de día, que si se duermen ya no van a dormir en la noche, etc. Afortunadamente yo puedo dormirme con sólo cerrar los ojos. Cierro los ojos y 10 minutos después ya estoy más que dormido. Y lo mejor de todo, no pierdo ni tantito sueño para dormir en la noche. Y salvo en raras ocasiones, ni el peor dolor me quita el sueño, es más para que se me quite el dolor nada mejor que dormir... tengo que aceptar que aquí me tardo un poco más de los 10 minutos, pero en cuando me duermo... adiós dolor.

Sí he sufrido algunos días de insomnio, claro, las preocupaciones de vez en cuando le ganan al querer dormir. Y es por eso que compadezco aun más a la gente que lo padece ya como una condición crónica de la cual no pueden escapar. No poder dormir es una pesadilla. Irónico no.
 
Yo creo que mi afición por el sueño se agudizó cuando me presentaron en la tele a la Familia Telerín. Esos pequeños niños españoles que salían todas las noches a decirnos que era hora de ir a la cama. Y entonces Colitas, Maripi, Pelusín, Teté, el pequeño Cuquín, comandados por Cleo marchaban al compás de su canción para terminar en sus camitas esperando a que llegara el Mago de los Sueños. Lo que no estoy muy de acuerdo en tener que dormirse para al otro día poder madrugar.

Photobucket

Vamos a la cama
que hay que descansar
para que mañana
podamos madrugar
la familia telerín

Soy el mago de los sueños
y aquí estoy para
dotar a todos los pequeños
de bondad
que lindo es el soñar
el mago de los sueños

Y después de tantos años, ahora me pregunto el afán que tenemos cuanod somos niños de querer estar despiertos hasta muy, muy tarde. No hay niño que no quiera desvelarse al menos un día. Luchan contra el sueño, cuando no hay nada mejor que rendirse ante él. O esa mala costumbre, que en los niños se presenta por las ganas de jugar, pero que en los adultos se presenta por la edad, de despertarse al día siguiente a primera hora de la mañana. No han dado ni las 7 am y uno ya abrió el ojo para ver el despertador... y lo peor es que es sábado. Que tal cuando eramos adolescentes y abríamos el ojo a medio día - si antes los papás no empezaban con la cantaleta de... ya despiértate - y sin ningún remordimiento. Ahora por mucho sueño que tengamos, si abrimos el ojo a las 9 am nos entra un sentimiento de culpa y un remordimiento como si todo lo que tuvieramos que hacer fuera más importante que dormir y estar con nosotros mismos.

Porque eso es justo lo que significa dormir. Estar con nosotros mismos sin ninguna preocupación de otro tipo. Por eso los bebés son tan felices, porque se abandonan al sueño y dejan que este los conquiste sin culpa alguna. Ellos no piensan "uy no me voy a dormir porque hoy no me he chupado el dedo lo suficiente" o "y si me duermo no voy a tener tiempo de hacer todo lo demás". No ellos se duermen y listo. Así deberíamos hacer nosotros. Dejar que el sueño nos atrape y acostarnos a dormir sin REMORDIMIENTOS. Total lo que tengamos que hacer lo podemos hacer después de una
gran siesta.

Photobucket

Y siguiendo el ejemplo del bebé de la foto, yo creo que yo debería ir cerrando el tema de hoy, apagar la compu y meterme abajo de mi escritorio y cerrar mis ojitos aunque sea por 10 minutos.

y con esto y un bizcocho
hasta mañana si Dios quiere
y si no quiere me da igual.
camino de la cama
siniestro total

2 comentarios:

Korkuss dijo...

Qué rico!

Yo extraño mucho poder dormir a pierna suelta.

Pero bueno, al menos el insomnio ha disminuido.

Abrazote.

glors dijo...

no sé si sea de familia o qué, pero esa facilidad de dormir (morirse) plácidamente siempre que se puede el lo máximo! aunque bien lo dices, ante los demás se confunde con flojera... pero no, es una inmersión profunda en el subconciente que permite el crecimiento personal!!